La artritis reumatoide es una artritis inflamatoria en la que las articulaciones, entre las que se suelen incluir las de manos y pies, se inflaman dando lugar a hinchazón, dolor y frecuentemente destrucción articular.

Es un trastorno autoinmunitario y ocurre cuando el sistema inmunitario ataca por error los tejidos del cuerpo. En algunas personas, la afección puede dañar distintos sistemas corporales, incluida la piel, los ojos, los pulmones, el corazón y los vasos sanguíneos.

A nivel mundial, la artritis reumatoide afecta aproximadamente al 1% de la población, afectando más a las mujeres con una frecuencia de 2 a 3 veces superior a la de los hombres. Habitualmente, la artritis reumatoide se manifiesta en individuos con edades comprendidas entre los 35 y los 50 años, aunque puede aparecer a cualquier edad.

A diferencia del daño por desgaste de la osteoartritis, la artritis reumatoide afecta el revestimiento de las articulaciones y causa una dolorosa hinchazón que puede finalmente causar la erosión ósea y la deformidad de las articulaciones.

La inflamación asociada a la artritis reumatoide es lo que también puede dañar otras partes del cuerpo. Si bien los medicamentos nuevos han mejorado las opciones de tratamiento en gran medida, la artritis reumatoide grave aún puede causar discapacidades físicas.

¿Cuáles son los síntomas?

Los signos y los síntomas de la artritis reumatoide pueden incluir los siguientes:

  • Articulaciones sensibles, calientes e hinchadas
  • Rigidez articular que generalmente empeora por las mañanas y después de la inactividad
  • Cansancio, fiebre y pérdida del apetito

En sus inicios, la artritis reumatoide tiende a afectar primero las articulaciones más pequeñas, especialmente las que unen los dedos de las manos con las manos y los dedos de los pies con los pies.

A medida que avanza la enfermedad, los síntomas suelen extenderse a las muñecas, las rodillas, los tobillos, los codos, la cadera y los hombros. En la mayoría de los casos, los síntomas se producen en las mismas articulaciones en ambos lados del cuerpo.

Alrededor del 40 % de las personas que padecen artritis reumatoide también presentan signos y síntomas que no impliquen a las articulaciones. Las zonas que pueden estar afectadas incluyen las siguientes:

  • Piel
  • Ojos
  • Pulmones
  • Corazón
  • Riñones
  • Glándulas salivales
  • Tejido nervioso
  • Médula ósea
  • Vasos sanguíneos

Los signos y los síntomas de la artritis reumatoide pueden variar en intensidad e incluso pueden aparecer y desaparecer. Los períodos de mayor actividad de la enfermedad, denominados brotes, se alternan entre períodos de remisión relativa, cuando la hinchazón y el dolor se disipan o desaparecen. Con el paso del tiempo, la artritis reumatoide puede provocar que las articulaciones se deformen y salgan de lugar.

¿Cuándo se debe consultar a un médico? Lo óptimo es pedir una consulta con el doctor si tienen molestias persistentes e hinchazón en las articulaciones.

Los factores que pueden aumentar el riesgo de padecer artritis reumatoide incluyen: el sexo: las mujeres son más propensas a desarrollar la enfermedad; la edad: la AR se puede producir a cualquier edad; antecedentes familiares; tabaquismo; sobrepeso.

Además, la artritis reumatoide aumenta el riesgo de desarrollar:

  • La AR en sí, junto con algunos medicamentos utilizados para tratar la artritis reumatoide, pueden aumentar tu riesgo de osteoporosis, una afección que debilita los huesos y los hace más propensos a las fracturas.
  • Nódulos reumatoides.Estos bultos firmes de tejido se forman con mayor frecuencia alrededor de los puntos de presión, como los codos. Sin embargo, estos nódulos pueden formarse en cualquier parte del cuerpo, incluidos el corazón y los pulmones.
  • Sequedad en los ojos y la boca.Las personas que tienen AR son mucho más propensas a desarrollar el síndrome de Sjogren, un trastorno que disminuye la cantidad de humedad en los ojos y la boca.
  • La AR en sí y muchos de los medicamentos utilizados para combatirla pueden dañar el sistema inmunitario y provocar un aumento de las infecciones. Protégete con vacunas para prevenir enfermedades como la gripe, la neumonía, la culebrilla y la COVID-19.
  • Composición anormal del cuerpo.La proporción de grasa en relación con la masa magra a menudo es mayor en las personas que tienen AR, incluso en aquellas personas que tienen un índice de masa corporal normal.
  • Síndrome del túnel carpiano.Si la AR te afecta las muñecas, la inflamación puede comprimir el nervio que irriga la mayor parte de la mano y los dedos.
  • Problemas cardíacos.La AR puede aumentar el riesgo de endurecimiento y obstrucción de las arterias, así como la inflamación del saco que rodea el corazón.
  • Enfermedad pulmonar.Las personas con AR tienen un mayor riesgo de inflamación y proceso de cicatrización de los tejidos pulmonares, lo que puede provocar una falta de aire progresiva.
  • La AR aumenta el riesgo de linfoma, un grupo de cánceres de la sangre que se desarrollan en el sistema linfático.

¿Cómo se diagnostica? A través de un análisis de sangre, radiografías y un análisis del líquido sinovial. Para mayor información sobre exámenes preventivos contáctanos a través de nuestro whatsapp +56 9 3003 3019.

[DISPLAY_ULTIMATE_SOCIAL_ICONS]

En Movisalud, puedes leer otros de nuestros consejos de prevención en este enlace.

TESTIMONIOS

Excelente atención, de respuesta rápida, muy profesional y de precio conveniente. Totalmente recomendable!

MARIA PAZ MARTINEZ

Anoche fueron a visitar a mi abuela enferma y me pareció un excelente servicio y oportuno! 100% recomendable

MARIA TORO

HORARIO

Lunes a Viernes 8:00 – 20:00
Sábado 9:00 – 16:00

+56 9 3003 3019

DIRECCIÓN

MOVISALUD MÉDICOS A DOMICILIO

Deja tu salud en las mejores manos

 HORARIO DE ATENCIÓN

Lunes – Viernes 8:00 – 20:30
Sábado 9:00 – 16:00

Agenda tu hora.

Llámanos ahora y agenda tu visita médica

+569 30033019

También puedes dejarnos tus datos y en pocos minutos te llamaremos para agendar tu médico a domicilio.

[wpforms id="3657"]
Agenda tu hora