Le damos mucha importancia al cuidado de la piel, lo cual tiene sentido, ya que es lo primero que ven los demás. Puede que la piel sea una de las partes más incomprendidas del cuerpo, así que hoy te invitamos a investigar 5 ideas erróneas más comunes sobre la piel.

1. Una piel sana es una piel de aspecto impecable.

Cuando pensamos en piel sana, puede que pensemos en un área limpia y uniforme que es radiante y está libre de manchas. Pero la piel es un órgano vivo, igual que el corazón o los pulmones y como cualquier otro órgano, es complejo, cumple muchas funciones, y no solo se trata de lo que ocurre en su superficie.

La epidermis es la capa externa que podemos ver. Varios tipos de células la componen, entre ellas los queratinocitos, que se renuevan cada cuatro semanas. Al crecer nuevas células en la base, las viejas son empujadas hacia arriba y forman un capa más dura que es difícil de atravesar por el agua o los microbios. Nuestros queratinocitos también sintetizan vitamina D a partir del sol, lo cual es vital para nuestra salud. Otras células importantes en la epidermis son los melanocitos, que producen la melanina o el pigmento de nuestra piel, y las células de Langerhans, que son como pequeños vigilantes que patrullan buscando patógenos.

La dermis, la segunda capa dura de la piel, no es tan bien conocida. Es un andamio de colágeno que alberga vasos sanguíneos, folículos pilosos y glándulas. También contiene células nerviosas llamadas receptores sensoriales que nos permiten sentir la presión, la vibración, incluso el dolor, algunos de los cuales se extienden hasta la epidermis. La dermis también ayuda a regular la temperatura. Si hace frío, los vasos sanguíneos se contraen para retener el calor, y si hace calor, se dilatan para liberarlo.

Se nos dice que exfoliemos, tonifiquemos y acondicionemos la piel, que usemos rodillos dérmicos y sueros y láseres. Algunas de esas cosas funcionan, especialmente para quienes tienen ciertos problemas de la piel, pero para una piel normal a sana, podríamos estar gastando mucho dinero en productos inútiles, porque una piel sana es simplemente una piel que cumple sus funciones.

2. Sólo se necesita protección solar en los días soleados

Los rayos ultravioleta del sol son tan fuertes, que dañan el ADN de las células. Hay dos tipos que afectan la piel. Los rayos UVA penetran la dermis, dañando el andamiaje de colágeno y acelerando el envejecimiento. Por su parte, los rayos UVB cocinan la epidermis, causando quemaduras solares. Aunque nuestras células pueden reparar ese daño, este se acumula con el tiempo, y para algunas personas, puede provocar cáncer de la piel. La piel tiene un sistema de defensa. Cuando se expone a los rayos UV, los melanocitos liberan más melanina y nos bronceamos. Este proceso realmente es la forma en que la piel nos muestra que se ha dañado, y se protege a sí misma de más daño. Así que al usar protector solar de factor 30, aun si está nublado, nos protegemos de quemaduras solares, envejecimiento precoz y cáncer de piel. Tan solo opta por uno de amplio espectro. Eso significa que bloquea tanto los rayos UVA como los UVB.

3. La gente de piel más oscura no necesita protección solar

La mayoría de nosotros producimos dos tipos de melanina: la eumelanina, asociada a tonos pardos, más profundos, y la feomelanina, asociada a la piel más clara y a las pecas. El color de nuestra piel depende de la relación entre esos dos tipos de melanina y de la densidad del pigmento que crea estructuras dentro de las células. Es cierto que el tener más melanina, específicamente del primer tipo, ofrece una cierta protección del sol, dependiendo de cuán oscura sea la piel, tendremos cierta protección natural, pero no llega a ser suficiente. Todos necesitamos un protector solar para evitar el daño. Los pacientes negros e hispanos también tienen más probabilidades de que su cáncer de piel se detecte en fases avanzadas. ¿Por qué? Debido a las muchas formas en que el racismo impregna la medicina. La mayoría de los dermatólogos son blancos y se nos entrena a diagnosticar en piel blanca. Mientras tanto, la gente de color ha escuchado este mito repetido que la piel más oscura no es susceptible al cáncer de piel. En pacientes negros, las probabilidades de detección temprana también son menores, lo que provoca el retraso en el diagnóstico.

Una de las formas más peligrosas de cáncer de piel, el melanoma acral, ni siquiera proviene de la exposición a los rayos ultravioleta, y aparece en partes del cuerpo en las que usualmente no pensamos: los lechos ungueales y las plantas de los pies. Es un área en la que se necesitan más mensajes, especialmente para la gente de color, que suelen tener un mayor nivel de desconfianza hacia los médicos después de años de maltrato por el sistema médico estadounidense.

4. Los poros se pueden reducir

Los poros son las pequeñas aberturas de nuestra piel. Si vas más abajo, hallarás un folículo piloso o una glándula. Se puede pensar en los poros como conductos. Son los que hacen que el sudor te enfríe y que el aceite lubrique tu piel. El tamaño de los poros está determinado por la genética, y realmente no se encogen, pero pueden expandirse cuando nuestra piel se irrita debido al maquillaje o a productos agresivos. Así que ahórrate tu dinero y simplemente lávate la cara con lo que los dermatólogos recomiendan como no comedogénico: básicamente, hecho a partir de cosas que no obstruirán los poros.

Mito chocolate produce acne

6. El chocolate produce acné

El acné es la inflamación que ocurre cuando los folículos pilosos se obstruyen con grasa o piel muerta, permitiendo que las bacterias crezcan excesivamente. Hay muchos factores en juego, desde las hormonas hasta la genética. La relación entre el acné y el chocolate se ha estudiado ampliamente, pero los resultados son bastante mixtos. Los estudios que dicen que el chocolate es un agravante del acné suelen ser pequeños, por lo que no son concluyentes, y los estudios que absuelven al chocolate a veces son financiados por quienes fabrican chocolate.

Por ejemplo, la American Dietetic Association afirma que la relación del chocolate con el acné es un mito, y que los cambios hormonales son la causa más habitual de acné, principalmente en la adolescencia.

Por otro lado, un estudio presentado en el 28 congreso de la Academia Europea de Dermatología y Venereología (EADV) el año 2018 confirma la relación real entre el consumo del alimento y el trastorno en la piel.

La investigación realizada por la profesora e investigadora francesa Brigitte Dréno en nombre de Vichy Laboratories, Los resultados del estudio reportan que el consumo de chocolate, así como golosinas y pasteles, al igual que el aumento del estrés y rutinas agresivas de cuidado de la piel, son algunos de los factores asociados con el acné. Se evaluó la exposición a diferentes factores que empeoraban la obstrucción con grasa y células cutáneas muertas de los folículos pilosos.

Como ven, estudiar la dieta y su efecto sobre el acné es complejo, pero la investigación sugiere que la dieta más saludable para el cuerpo en general podría ser también la dieta más saludable para la piel.

La piel es un órgano increíble, así que recordemos tratarla bien. Utiliza protección solar, vigila tus lunares y acude a un dermatólogo si hay algún cambio.

¿Quieres ayudar a derribar estos mitos? Comparte este articulo en tus redes.

Fuentes:

https://www.ted.com/talks/jen_gunter_5_skin_health_myths_to_stop_believing_now#t-7514 Dr. Jen Gunter.

https://nesawg.org/american-dietetic-association

https://www.eurekalert.org/news-releases/851405

En Movisalud, puedes leer otros de nuestros consejos de prevención en este enlace.

TESTIMONIOS

Excelente atención, de respuesta rápida, muy profesional y de precio conveniente. Totalmente recomendable!

MARIA PAZ MARTINEZ

Anoche fueron a visitar a mi abuela enferma y me pareció un excelente servicio y oportuno! 100% recomendable

MARIA TORO

HORARIO

Lunes a Viernes 8:00 – 20:00
Sábado 9:00 – 16:00

+56 9 3003 3019

DIRECCIÓN

MOVISALUD MÉDICOS A DOMICILIO

Deja tu salud en las mejores manos

 HORARIO DE ATENCIÓN

Lunes – Viernes 8:00 – 20:30
Sábado 9:00 – 16:00

Agenda tu hora.

Llámanos ahora y agenda tu visita médica

+569 30033019

También puedes dejarnos tus datos y en pocos minutos te llamaremos para agendar tu médico a domicilio.

Agenda tu hora